Make your own free website on Tripod.com

Home

NOTAS | FOTOS | DISCOGRAFIA | VINCULOS RELACIONADOS | FORO | E-MAIL
Jose Luis Rodriguez "El puma"
NOTAS

El Mundo Viernes 04 de Octubre de 2002

Fin de Semana


14519855660.jpg

A sus 59 años, José Luis Rodríguez aún tiene su corona bien puesta, tras cuatro décadas de actuaciones y éxitos como Voy a perder la cabeza por tu amor, Dueño de nada y Pavo Real. Dice que continuará en el mundo de la canción y que le gustaría volver a actuar o animar un programa de radio o TV. También disfruta su vida al lado de su esposa y su hija en Miami

14519855660.jpg

La chaqueta de cuadros azules fue lo primero que voló, seguida segundos después por la corbata. La cintura y las caderas giraron sobre el escenario y los gritos ensordecedores de miles de fanáticas casi ahogaron su voz. Haciendo lo suyo bañado en rayos de luces moradas, José Luis Rodríguez, El Puma, absorbió el momento frente su público. "Déjenme saborear esto", pidió a sus músicos antes de que tocaran otra canción durante su concierto en Miami hace pocas semanas.

Es un milagro de Dios y Cristo estar acá. Y añadió riendo: Oigan, es cierto: la calle está dura.

Dura, sin duda, en el mundo de espectáculo, donde lo nuevo y lo joven es rey. Pero a sus 59 años, Rodríguez aún tiene su corona bien puesta tras cuatro décadas de actuaciones y éxitos como "Voy a perder la cabeza por tu amor", "Dueño de nada" y "Pavo Real". Su nuevo disco, "Champagne", brinda en su inconfundible voz versiones en español de temas franceses e italianos de los años sesenta y setenta. "Él es como Frank Sinatra", dice Jorge Álvarez, coproductor del disco. "Tiene una de esas voces clásicas, de las que cantan estas canciones maravillosas mejor que nadie. Es intemporal".

Una vida apacible

Sentado en un yate en las cristalinas aguas de Miami, ciudad donde vive desde 1980, Rodríguez luce relajado y dice estar satisfecho con lo que ha hecho en su vida.

"Estoy disfrutando mucho esta etapa", asegura Rodríguez, quien está casado con la ex modelo Carolina Rodríguez y es padre de Génesis, de 15 años, así como de Liliana y Lilibeth, hijas de su primer matrimonio con la cantante y actriz venezolana Lila Morillo. "Siento una paz interior inamovible".

Es una paz que ha acompañado a Rodríguez en los altos y bajos de su carrera desde hace casi treinta años, cuando éste se convirtió al cristianismo. "Al principio mi público no lo aceptó", admite Rodríguez, quien asegura que él le canta a todas las partes del cuerpo, el espíritu y al sexo inclusive. "Pensaron que era una pose, un rollo. Pero yo no estoy en pose, vale. Esta es mi verdad".


Infancia triste y humilde

Una verdad con un comienzo triste y humilde, pero llena de amor. Onceavo hijo del matrimonio de José Antonio Rodríguez, comerciante, y Ana Rodríguez, ama de casa, el cantante quedó marcado a los 6 años por la muerte de su padre. "Me llevaron de la casa para que no lo viera sufrir", expresa. "Es más, no lo vi morir. Eso fue peor para mí que verlo".

La muerte de su padre dispersó a la familia, pero El Puma permaneció con su madre en Caracas, Venezuela. "Mi niñez fue pobre", afirma. "Pero el amor de mi madre suplió cualquier necesidad mía".

Su necesidad por desahogarse lo llevó a cantar, primero de niño camino al mercado a hacerle las compras a su madre, y luego, tras abandonar la idea de convertirse en electricista, como parte del grupo Los Zeppy y de la orquesta Billo´s Caracas Boys a fines de los sesenta.


Actor y cantante

De Billo´s, Rodríguez surgió como solista y actor de televisión.

"Empecé a hacer papeles en novelas en vivo", recuerda riendo. "Imagínate los nervios".

Fue en una telenovela, "Una muchacha llamada Milagros", donde nació el apelativo de El Puma. "Mi personaje en esa no vela, El Puma, era un médico salvaje, mágico", enfatiza.

Tocado por la magia de la televisión, el cantante saltó al estrellato internacional en 1978 con "Voy a perder la cabeza por tu amor" y desde entonces ha vendido millones de discos en español, portugués, italiano e inglés en todo el mundo. "Es un hombre de una larguísima trayectoria, lo que se llama un cantante", apunta su amigo Mario Kreutzberger, mejor conocido como Don Francisco. "Cuando llegamos a cierta edad nos empiezan a decir "clásicos", pero en él no es cierto".

En su caso, Rodríguez es un clásico que no da señales de detenerse.

"Cuando empiezas a hablar del pasado, comenzaste a morir", dice el artista, quien mantiene su físico a base de ejercicios. "El éxito es de hoy, no de ayer".

Con miras al mañana, asegura que continuará cantando. No descarta volver a actuar en alguna telenovela o conducir algún programa de radio o TV. "Soy un hombre de comunicación", afirma Rodríguez, quien una vez coqueteó con la política de su país, pero hoy la descarta como futuro profesional. Yo voy a estar en esto, micrófono en mano, hasta que me muera. Quiero que todo lo que toque transmita buena vibra. Eso es todo.

Fuente: People en español

DISCO

Puro romance
Champagne, el más reciente álbum de José Luis Rodríguez, celebra el amor al estilo romántico de las décadas de los años sesenta y setenta, con canciones francesas e italianas que hicieron historia en su época.

"Estas canciones no están trilladas, y la gente las recuerda con mucho cariño", dice El Puma, refiriéndose a temas como: "Sólo puedo mirar atrás", "Y volveré", "A tí", "Butterfly" y, por supuesto, "Champagne".

El CD es inspiración del propio cantante y de su manager, Héctor Maselli.

"El criterio era que fuese una canción hermosa y que haya sido hit en el pasado, y que me fuese bien a mi, agrega el vocalista. Son canciones muy queridas y muy hermosas. Aquí no hay relleno".

Los 10 temas, seleccionados de entre más de 60 candidatos y alguna vez popularizados por otros cantantes, le quedan al Puma como anillo al dedo. Y si lo que se buscaba era rescatar la nostalgia, se logra, pero con un sentido completamente contemporáneo.

14519855660.jpg

Introduzca el contenido de soporte